La guerra de PANduro o el Puente sobre el Río Guayas.


Una de las peculiaridades más interesantes del actual gobierno nacional es la cantidad de frentes en pugna que abre  y cómo dedica  enormes energías a combates  y debates que realmente podrían tener soluciones a niveles inferiores de la estructura gubernamental convirtiendo el asunto en cuestión en supuesto problema de estado. De antemano hay que considerar que de seguir a este ritmo nos sumergiremos en una larga lista de conflictos que irán desde el ciudadano que hizo un supuesto o real gesto grosero al Presidente hasta mudar a la fuerza a los personas que viven en Samborondón para otros barrios periféricos con el propósito de quitarles el pelucón.

La pugna del transporte sobre el puente de la Unidad Nacional es una muestra de que lo afirmamos en el párrafo anterior. La autorización de la Presidencia de la República bajo la presión real o no de los transportistas de que un grupo de cooperativas intercantonales e interprovinciales circulen por el  puente de la unidad nacional y no por el PAN ha generado un conflicto de alta peligrosidad que puede convertirse en un problema mayor.  La presencia de ficticios argumentos de que la ampliación del puente obedeció a hacerle la transportación más fácil a las personas que viven en la Puntilla y la vía a  Samborondón ha cargado el problema de subjetivismo e irritación innecesaria.

Los argumentos de ambas partes se han dado pero el conflicto mismo y su desarrollo es una de los torpes errores del gobierno actual. De la misma forma que en un aula el docente es el conductor del proceso de instrucción y educación en el país el gobierno  de turno debe poner sensatez en las cosas y en los actos asumiendo que, en última instancia, la verdad tiene muchas caras y creer que uno es dueño de ella provoca   graves problemas de enfoque.

Quien tiene el poder está obligado a la mesura y la ponderación de las cosas.

El transporte como otros componentes de la infraestructura sociotecnológica del país crece y eso ha sucedido en Guayas siendo necesario un ordenamiento de la circulación vial lo cual es normal y lógico en cualquier ciudad moderna. La delimitación de que determinados vehículos pesados circulen por el PAN tiene, al margen de cualquier otro elemento subjetivo un fundamento   técnico y lógico. Los valores del peaje podrían ser perfectamente objeto de análisis y cualquier inquietud financiera puede ventilarse mediante las revisiones de los organismos competentes.

Pretender que todo el transporte público circule por el puente de la unidad nacional es un disparate e insistir en eso más parece un capricho de adolescente molesto. La alternativa que hemos observado en los últimos días parece la aplicación de la norma de divide y vencerás que el resultado de un análisis ponderado. Hacer una terminal en Durán por más que nuestro hermano Cantón vecino se merezca   eso y mucho más lo único que logrará es tratar de crear pugnas en Guayas, provocar la quiebra anticipada de la Terminal Terrestre que se inaugurará en el próximo mes de octubre y que Guayas no tenga la terminal que se merece. No es una solución sabia sino una llena de resentimiento. El invertir dinero del estado en una terminal en Durán para que ese transporte no pase por el PAN creará un serio conflicto intercantonal. Además esos miles de personas que descenderán en Durán generarán un aumento de buses locales para transportarlos a Guayaquil pues suponer que todos tomarán un taxi es algo bien ingenuo. Por tanto se incrementará igualmente el aumento del transporte público pesado en su circulación y al final nos daremos cuenta que la solución fue una enorme torpeza derivada  del falso orgullo y una tozudez olímpica.

Hacemos un llamado al gobierno nacional a ocuparse de los grandes y graves problemas nacionales y establecer un orden en ellos para irlos solucionando gradualmente. No creo que los supuestos pelucones de Samborondon, la circulación vial de Guayas, el dominio de la gramática de los periodistas no son precisamente nuestros más serios  problemas nacionales. Crear enemigos con la misma velocidad y profusión con que se saca una fotocopia es una gran virtud del actual gobierno nacional.

Nuestro país es uno e indivisible pero pedimos respeto y consideración para nuestra provincia.

Esta guerra de PANduro no tendrá vencedores.

Editorial Radio Sucre, lunes 18 de junio del 2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s