La consulta al Guayas: aviso anticipado o la amenaza de la separación.


Estimados radioyentes: corren tiempos peligrosos. El propósito del gobierno de tener mayoría en la asamblea constituyente y dominar el escenario político controlando la votación y haciendo aprobar artículos de dudoso consenso provoca gran preocupación y ansiedad en amplios sectores del país y de la ciudad.

La posibilidad de un enfrentamiento regional puede surgir como una realidad  si los actuales niveles de confrontación con las autoridades locales municipales y de consejo provincial  se agudizan asumiendo posiciones de extremos.

Nuestro mensaje de hoy es a la búsqueda de acuerdos positivos y a salir de las trincheras para  conversar y dialogar.

Creo que hay un acuerdo tácito en el país que demanda cambios profundos en el quehacer político y en la construcción de una sociedad ecuatoriana mejor y más civilizada. Casi nadie se atrevería a discutir esta necesidad para la supervivencia nacional.

Qué tipo de sociedad construir ya no tiene el mismo absoluto en concertación. El apoyo mayoritario obtenido por el gobierno en las elecciones pasadas, en la consulta popular acerca de la asamblea, fueron muestra del deseo de cambio a pesar de que una votación no despreciable obtuvieron partidos tradicionales o casi tradicionales. Esto nos demuestra   que un sector significativo quiere modelos ya existentes o parte de ellos.

El socialismo del Siglo XXI  presentado como un sueño paradigmático se nos propone como una sociedad  ideal aunque en su definición se vean aspectos confusos o inexplicados. Los temores reales o hipócritas hacia el socialismo de cualquier siglo no están suficientemente eliminados de las mentes de amplios sectores sociales de cualquier estrato. El cambio de modelo en un proceso gradual podría brindar resultados positivos si  se van despejando las incógnitas y con el concurso de todos vamos rompiendo esquemas ya obsoletos.

La intención, sin embargo, de forzar la situación a partir de una mayoría asamblearia puede amenazar la estabilidad del país.

La consulta que se propone realizar en Guayas y a la que quizás se adhieran otras provincias puede resultar una corriente que impida que importantes temas como la dolarización, la propiedad privada, la economía de mercado, incremento de las autonomías y otros sean tratados apresuradamente y de manera torpe en el cónclave constituyente. De por sí esto no podría resultar tan peligroso si no fuera porque el nivel de conflictividad actual y lucha de protagonismos no anunciara que si en la asamblea estos temas fueran resueltos de manera negativa a intereses provinciales el anuncio de medidas drásticas serían dados.

Somos ecuatorianos y sentimos profundo sentimiento por nuestra provincia y queremos respeto para Guayas. Por ello invitamos a la mesura y si el gobierno tiene ya trazado un algoritmo político – confesado o no –  es bueno que valoren sus analistas políticos y estrategas que las circunstancias políticas del país no son semejantes a las de otros vecinos cercanos o no y pretender hacer cambios forzados acarrearía un explosivo peligro a la estabilidad nacional. Por otra parte la defensa de otras posturas debemos hacerlas en tonos conciliadores y buscando acercamientos. Como en la clase, aquí el maestro y el  que debe mantener el control de la disciplina y la cordura es el Presidente. Si las acciones se van de control podremos echarle la culpa a cualquiera pero la Historia, implacable maestra de todos los tiempos y luz de la verdad se la impondrá definitivamente a él.

Editorial Radio Sucre, lunes 25 de junio del 2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s