Aumento de precios en los alimentos: Globalización y Especulación


Desde el año anterior los ciudadanos ecuatorianos hemos estado sufriendo con el alza de los precios de los productos de primera necesidad y de otros alimentos.

Lo primero que se experimentó fue el incremento del precio del pan, por lo que el Gobierno decidió subsidiar la harina. Pero esto no controló el problema, ya que los otros bienes complementarios también sufrían alzas en sus precios.

Otro de los artículos que subió su precio fue la leche en dos regiones del país: En la Sierra, la leche pasteurizada es de $0,55, la larga vida es de $0,70, y en cartón $0,95; en la Costa, la pasteurizada $0,65, la larga vida $0,70 y el cartón $0,94. Desde el miércoles la leche tiene precios oficiales fijados por decreto para controlar su tendencia alcista o especulativa.

El saco harina subió en un 25%, es decir a $40. El quintal de arroz se incrementó en un 50%, antes costaba $30. El precio de la caja de banano ascendió a $4,80, la cubeta de 12 huevos a $2,40, el kilo de pollo a $1,95, el litro de aceite a $1,80.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), el rubro de “Alimentos y Bebidas no alcohólicas” es el que más influenció en la inflación del mes de noviembre del año 2007 con el 0,28%.

Dado estos sucesos, el Gobierno Nacional fijó los precios  de la leche, la harina y el arroz, entre otros. Y además prohibió la exportación de arroz a Colombia por tres meses con el objetivo de evitar el desabastecimiento.

Sin embargo, la Asociación de Ganadores del Litoral y Galápagos no está de acuerdo con el decreto porque esto impide el esquema del libre mercado. Para el Centro de la Industria Láctea, el problema no está resuelto porque los costos de producción son altos.

Cuando se dan rumores de escasez de los productos en nuestro país, varios comerciantes se aprovechan para subir los precios. Se requiere de un control exhaustivo de las autoridades para frenar el alza de los víveres. Como ya está sucediendo el Carchi, cuyo intendente ha clausurado dos locales en donde el precio de la libra de carne de res se disparó a $1,60.

Pero hay factores que no se pueden controlar como el incremento de los precios de materias primas e insumos en el exterior según una publicación del Diario El Comercio. Se cita algunos ejemplos:

  • La leche cuya tonelada en polvo subió a $5000, también disminuyó su producción en Nueva Zelanda, Australia y la Unión Europea y aumentó su demanda en China.
  • La alta demanda del maíz para la elaboración del etanol ha desprovisto el mercado para consumo humano y animal
  • El precio del trigo creció en un 20%, es decir que actualmente está en $300 cada tonelada

Estimados radioyentes: considero  que aquí tenemos que diferenciar las causas de la inflación en algunos artículos.

Las variables o causas externas  son más difíciles de controlar y  tendrían que ser realmente acciones a nivel de estado las que podrían  influir a largo plazo en este terreno. En China por ejemplo no hay tradición de consumo de leche. El proceso de occidentalización chino y el aumento del nivel de vida sobre todo en las grandes ciudades ha provocado una demanda considerable de este producto con repercusiones en el mercado mundial.

Cuando hace aproximadamente un año el presidente de Brasil- promotor de los combustibles de origen vegetal-y el  presidente norteamericano George Bush acordaron dar un impulso a la producción de combustible vegetal-maíz, caña de azúcar y otros, los medios de comunicación difundieron la noticia como un logro de la humanidad.

Unos días después científicos y líderes mundiales de pensamiento profundo y visión señalaron que esa medida iba a condenar a millones de personas al hambre. La necesidad de mayores áreas de cultivo y valor a los productos vinculados a la producción de combustible ha encarecido los mismos y provocará que otros productos también incrementen su valor. Este fenómeno recién comienza  y francamente las formas de hacer disminuir sus efectos negativos no están todavía en la mesa de negociaciones de nadie. Los países en desarrollo serán los más golpeados.

Lo anterior significa que los controles para que no haya especulación y que la cadena no tenga tantos intermediarios; así como el control directo de los precios será una ardua tarea del gobierno que deberá realizarse permanentemente. La fijación de precios podrá durante un tiempo prudencial frenar el aumento vertiginoso pero al no poder controlar los factores externos deberá ser objeto frecuente  de análisis y corrección. El mercado impone sus reglas y estas son que donde haya mejores precios hacia allá van los productos y donde haya mayor demanda también.

La tarea es ardua y compleja pero hay que hacerla.

Editorial Radio Sucre, lunes 07 de enero del 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s