Impacto económico del riguroso invierno


El gran invierno que azota nuestro país ha causado estragos amargos y seguirá causando a la población y en sí a la economía del país. Las consecuencias continuarán al término del invierno debido a que se producirá escasez de algunos productos agrícolas por inundaciones de las cosechas, vías dañadas, proliferación de enfermedades, entre otros.

Esto está  ocasionando un incremento de los precios, y por ende la inflación; aumentará el índice de pobreza. En tan sólo pocos días de invierno ya se siente los efectos de subida de precios en la Región Sierra. Al final, sabremos los indicadores que registrarán.

Las fuertes lluvias han perjudicado a los sembríos. Las áreas afectadas son 102.783 hectáreas agrícolas de las provincias de Esmeraldas, Manabí, Los Ríos, Guayas, El Oro, Chimborazo, Cañar, Azuay y Bolívar, según declaraciones en los diarios del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca.

Los productos mayormente afectados son arroz, cacao, banano, caña de azúcar. El Gobierno debe atender los requerimientos de los agricultores para rescatar sus cultivos y además otorgarles créditos y suministros para reactivar sus sembríos. Se han asignado más de 25 millones de manera directa y 88 a los municipios  pero desde luego que las necesidades sobrepasarán ampliamente esta cifra.

Según publicación del Diario El Comercio del día 22 del presente mes, se han perdido 15.317 hectáreas de arroz, 14.556 hectáreas de cacao, 10.725 hectáreas de plátano, 9.410 hectáreas de maíz, 8.000 hectáreas de caña, 6.338 de banano, 3.947 hectáreas de café, 29.018 hectáreas de pastos.

Otro sector perjudicado es el ganado ya que la inundación de 29.018 hectáreas de pastos provoca insuficiencia de alimentos para los animales.

Existen varias zonas bastante perjudicadas por la mala infraestructura de sus viviendas y de las carreteras, en la región Costa tenemos al recinto Puente Payo, cantón Salitre, El Guabo,  los sectores aledaños a los ríos Chimbo, Bulubulu y Cañar; en la región Sierra, La Maná y Pangua, y muchos más.

El Bono de emergencia ($90 en total) que otorgará el gobierno a aproximadamente 2.500 familias damnificadas no cubre las pérdidas económicas de éstas. Y además el número de personas afectadas supera esa cantidad que serán beneficiadas por el Estado.

La declaración de emergencia nacional está suficientemente justificada  y ha sido oportuna. Se requiere , sin embargo efectividad, penetrar hasta los lugares recónditos para ayudar a nuestros compatriotas, promover la ayuda nacional e internacional  y sobre todo que cada ciudadano de nuestro país muestre la solidaridad que una situación así requiere, todo el aparato del estado debe estar en función de esta calamidad natural que pone en tensión las posibilidades gubernamentales y también la bondad de los ecuatorianos ante nuestros hermanos necesitados.

Estar vigilantes para que nadie bajo ningún concepto se aproveche de esta tragedia y que los recursos lleguen a las personas que más lo requieren.

Ecuador muestra tu corazón bondadoso y solidario.

Editorial Radio Sucre, lunes 25 de febrero del 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s