El valor moral del cambio en la UTEG


El cambio es una palabra de un significado sensiblemente atractivo: suena a renovación, lo nuevo, el mejoramiento, lo transformador. Sin embargo a veces los cambios no son exactamente progresivos en todos los casos.

 

En la UTEG el cambio lo entendemos de forma progresiva como institución y servicio a nuestros alumnos. En el mundo profesional existen imperativos que no pueden dejar de existir y sobre esa base se están produciendo los cambios en nuestra institución:

 

1.      La competencia.

2.      El servicio al cliente

3.      Solidaridad

 

La competencia que comprende los conocimientos, destrezas y valores que se generan en la aplicación del currículo, de la institucionalización  de los procesos, de una limpieza en el quehacer académico, de una profesionalización de todas las áreas de la universidad en la que cada cual brinde con altura técnica lo mejor de sí.

 

El servicio al cliente  es la razón de ser de cualquier institución privada con la especial condición que en este caso el producto es un servicio educativo y cultural que comprende atender al cliente y exigirle con limpieza y firmeza el cumplimiento de su parte del aprendizaje en el cual no puede haber concesiones ni paternalismos, ni mucho menos acciones que demuestren debilidades en la exigencia para el crecimiento profesional y humano de los alumnos. El manejo inteligente, íntegro y firme de esta contradicción es lo que hace grande y confiable a las instituciones educativas privadas.

 

La solidaridad porque no puede haber convivencia humana a ningún nivel sin este principio. El estímulo a los alumnos que obtienen las mejores notas sobre la base de su abnegación, dedicación y persistencia es parte de ello, la ayuda al alumno a través del Bienestar Universitario, la comprensión ante problemas de carácter   humano por parte de docentes y directivos es parte intrínseca de cómo concebimos la relación humana en nuestra institución. La solidaridad no implica la aceptación de conductas reprochables muy por el contrario la llamada de atención  oportuna y si es necesario la sanción correspondiente nos permite  respetar a los demás y mantener el clima que cualquier institución requiere para poder funcionar convenientemente.

 

El valor moral del cambio consiste en mejorar constantemente lo que hacemos desde el punto de vista personal hasta el institucional, buscar las mejores metodologías de aprendizaje, los mejores docentes , directivos y empleados ,los mejores textos, la actualización constante científico técnica.

 

Desde este punto de vista el cambio no es sólo necesario: es imprescindible y progresivo; significa el presente y un mejor futuro. Eso queremos para nuestros alumnos: un futuro luminoso y lleno de esperanzas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s