CICLO DE LENTO CRECIMIENTO EN AMÉRICA LATINA


El Producto Interno Bruto (PIB) tiene en la economía una labor fundamental como indicador básico de la actividad económica, por esta medición entre otras cosas, podemos verificar si el mercado interno ha experimentado cambios positivos o negativos en su conjunto.

Uno de los factores más importantes que incide en el desarrollo de una economía es el número de personas que cada día se suman a la población económicamente activa (PEA) y que están en capacidad de generar dinero que luego será circulante en el mercado interno mediante el consumo; a mayor porcentaje de desocupación, mayor riesgo de retroceder en el proceso de crecimiento económico, es lo que sucede en muchos países de Latinoamérica como es el caso de países vecinos Colombia y Perú que hasta marzo de este año se situaban en 10,80% y 8,80% respectivamente, en el Ecuador en cambio, para la misma fecha estaba en un 7,04%, no obstante otros países de la región como Argentina (7,40%) Brasil (6,50%) y Chile (7,30%) han logrado bajar este indicador; la tasa de población inactiva es tan alta que los gobiernos deben invertir recursos en ayuda social, cuando lo vía más rápida para bajar estos niveles es generar plazas de trabajo mediante la inversión privada, junto con la formación técnica (el bajo nivel educativo de la población,  desalienta la instalación de empresas de alto nivel e innovación tecnológica) y la implementación de tecnología avanzada en cada industria; las barreras de carácter económico como son la inflación, inestabilidad monetaria, altas tasas de interés, la deuda externa y probablemente desarrollo del comercio exterior, así como también los indicadores sociales como la salud, educación, vivienda, entre otros, son elementos importantes para el desarrollo humano y por ende para el crecimiento de la economía.

La competitividad y la productividad han sido un factor determinante para los mejores resultados que han mostrado los países de Asia Oriental. Mientras que en Ecuador y los demás países del continente, las mismas se han manejado exclusivamente por las devaluaciones monetarias, sin tomar en cuenta la optimización de los costos de producción y la innovación tecnológica;

Según Leipziger, América Latina y el Caribe han estado atrapadas en un ciclo de lento crecimiento, bajo ahorro, ingreso tributario muy bajo debido a la evasión tributaria generalizada, y, la escasez de empleo general, consecuencia de las rigideces del mercado laboral. Estos aspectos sumados a elevados pagos del servicio de la deuda, a la mala administración de servicios provisionales y la inequidad en la distribución del ingreso, son factores que han obstaculizado cualquier intento de crecimiento.

El PIB total en el Ecuador cerró el 2010 con un crecimiento del 3,6% y para este año se proyecta que crezca en un 5,24%, sin embargo el FMI vaticina que solo se expandirá en un 3,2% y que para el 2012 se desacelerará a 2,8%; esperemos que al finalizar el año esta premisa se haya cumplido y podamos realizar un balance positivo del crecimiento económico anual del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s