Nuestros compatriotas en el extranejero


La crisis de 1999 fue el detonante para que se diera el éxodo migratorio de miles de ecuatorianos principalmente hacia Estados Unidos, España e Italia. Casi un millón de personas dejaron el país hasta mediados del año 2000. Desesperados por la terrible situación financiera y económica por la que atravesábamos, se marcharon con el dolor de dejar sus seres queridos, su pueblo, su barrio, su Patria. En esos momentos la principal ilusión era buscar estabilidad en un país extraño y adaptarse a la forma de vida sabiendo que estaban completamente solos. El impacto social fue devastador, en muchos casos las madres de familia fueron las primeras en irse, dejando a sus hijos con el padre y a falta de este, con los abuelos, familiares cercanos e incluso amistades.

Debido a factores como el idioma, abundantes oportunidades laborales y la facilidad de obtener una visa (los ecuatorianos podían ingresar en calidad de turistas) España se convirtió en el destino más atractivo y a finales de 1999 ya se registraba el ingreso de 37.000 compatriotas.

La migración trajo consigo un alto impacto en el sector económico, se podría decir que la salida de los migrantes coadyuvo a la posterior recuperación de la economía del país. En el año 2000 el ingreso por concepto de remesas fue de $1.364 millones de dólares, en el 2001 $1.415 millones de dólares, 2002 $1.575 millones de dólares (siendo el 58% de ese dinero proveniente de Europa) 2003 $1.600 millones de dólares, 2004 $2.000 millones de dólares. Estos fondos entraron como circulante monetario al país reactivando principalmente los sectores de la construcción y bienes raíces.

Hasta el año 2007 las remesas de los emigrantes tuvieron una alta participación en los ingresos de la balanza de pagos del Ecuador, pero en el 2008 registraron una disminución importante del 9,4% respecto del 2007, esto como consecuencia de la recesión económica tras la crisis en Estados Unidos, España e Italia. El ingreso por remesas se convirtió en uno de los pilares sustanciales de la dolarización.

A pesar de las  circunstancias por las que están pasando muchos emigrantes, el envío de remesas se ha mantenido en niveles altos este año, es así que en el primer trimestre del 2011 desde España ingresaron $259 millones de dólares y desde Estados Unidos $234 millones de dólares y terminando el primer semestre (agosto del 2011) se registraron $568 millones de dólares enviados desde ambos países. Sin embargo la crisis mundial está afectando a un grupo considerable de  ecuatorianos que residen en el exterior, es el caso del 21,2% que viven actualmente en España y el 9,20% que viven en Estados Unidos y no cuentan con ingresos fijos a falta de una plaza laboral. Ellos alegan que es mejor esperar que mejore la situación afuera antes que regresar al país, incluso contando con los planes de retorno que el Gobierno Nacional ha puesto en marcha.

Editorial publicado en Desde Mi Trinchera, Octubre 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s