ECUADOR, PANORAMA ECONÓMICO Y SOCIAL 2012


Comenzó un nuevo año, estamos ya en el segundo mes y no es difícil divisar como será el comportamiento de la economía para los próximos diez meses. El año pasado el crecimiento de la economía ecuatoriana estuvo marcado por la inversión en el sector público y la generación de líneas de crédito ofertadas por la banca pública y privada; la inversión mediante crédito fue más fuerte en el sector inmobiliario, infraestructura, manufactura, comercio y turismo. Para este año el patrón de modelo económico será el mismo, con la diferencia de que el gasto público se triplicará, debido a que entramos nuevamente en proceso de campaña electoral con miras a las elecciones presidenciales del 2013.

Con un barril de petróleo que se prevé continúe a la alza o por lo menos en los niveles actuales, 100 dólares por barril, las exportaciones no petroleras, la inversión en obra pública, la protección al sector comercial mediante la disminución de las importaciones, el escenario económico para el Ecuador es positivo.

Pero estas fuentes de ingreso siguen siendo las tradicionales, las que solo permitirán al país crecer en un 5% u 8%, es decir nuestra economía crece, se desarrolla, pero no a los niveles de competitividad que necesitamos para tener sostenibilidad económica y financiera con respecto a otros países de la región (Colombia 5,5%, Perú 7%, Chile 6,5%) quienes crecen a un ritmo más acelerado que el nuestro por el incremento de la inversión extranjera directa y el  desarrollo de sectores como la minería y la exportación a mercados con preferencias arancelarias por los tratados comerciales vigentes.

Otro panorama que se prevé para este año, es que, con un gasto público tan elevado (en los últimos cuatro años fue de $77.000 millones) y con las exportaciones limitadas debido a la falta de socios comerciales eficientes, seguramente se impondrán  nuevos impuestos a la industria y el consumo, siendo el más afectado el sector comercial y los consumidores en general.

En el ámbito social, los grupos poblacionales atendidos por el gobierno continuarán con capacidad  de gastar y comprar por el beneficio de bonos, subsidios, asistencia social y demás ayudas económicas, mientras que la clase media se verá obligada a aumentar el endeudamiento ya que el salario mínimo vital, que este año se ubica en $292, continua sin llegar a los niveles requeridos para sustentar el gasto de la canasta básica, la misma que será reestructurada en su contenido, según lo indico en días pasados el Presidente de la República.

El comportamiento del sector comercial estará ligado a dar atención prioritaria a la base de la pirámide de consumidores, ofreciéndoles productos en presentaciones con menor contenido a precios bajos. Las casas comerciales seguirán ampliando el crédito como la vía más rápida para dinamizar la rotación de los productos que ubican en el mercado, así mismo el sector bancario deberá impulsar las líneas de crédito para inyectar capital en los sectores claves de la economía, entre ellos consumo e inmobiliario.

El modelo económico implementado por el gobierno durante estos cinco años se ha enfocado a fortalecer la presencia del Estado en los diferentes sectores de la economía, pero cabe analizar algunos ajustes necesarios por la evolución que han tenido las variables económicas. La deuda pública sigue en aumento, el precio del petróleo es una variable cambiante, el ahorro en nuestra caja fiscal es bajo, las relaciones comerciales no son claras para el sector exportador ni existe un plan para atraer la inversión extranjera directa, todo esto nos lleva a ratificar que el gobierno debe integrarse en un solo frente con el sector privado, además de incrementar los fondos destinados para impulsar el crecimiento de las industrias que se encuentran en desarrollo y que con una acertada dirección podrán convertirse en importantes ejes de producción.

Otro tema pendiente que tiene el gobierno con la sociedad es la inseguridad que va en aumento, a pesar de que se están tomando medidas para combatirla, las mismas no han sido suficientes para frenar la ola delictiva que vive el país hace más de tres años y que deja un balance negativo en el sector comercial que constantemente es afectado económicamente por las grandes pérdidas, puesto que casi nunca logran recuperar la mercadería sustraída.

Con la reestructuración del sistema judicial y la integración de la nueva Corte Nacional de Justicia, se ha creado una gran expectativa en la ciudadanía quienes esperamos un cambio positivo para que al fin se administre justicia con transparencia, eficiencia y agilidad.

Este año es de gran expectativa también en la economía a nivel mundial, es indispensable que países afectados por la crisis se recuperen, si bien es cierto no hemos sentido los estragos de la crisis de manera directa, miles de nuestros compatriotas que se encuentran en el exterior están atravesando situaciones difíciles por la falta de empleo y esto trae como consecuencia la baja en remesas que percibe el país de los imigrantes, que al cierre del  2011 disminuyo un 4.7%.

El panorama económico y social del país para este año es positivo, sin embargo debemos propender en una economía sólida queremos tener una economía sólida dando prioridad  a la  inversión interna y externa y al desarrollo de los sectores que están en crecimiento mediante una sinergia productiva entre el sector privado y público, buscando la industrialización de bienes y servicios para el mercado interno y externo que generen una matriz productiva moderna y renovada al país.

Editorial Publicado en Desde Mi Trichera, Diario Digital, Enero 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s